Ed. Agosto - 2016 / Ficha: Amparo Rogel

EL LADO B DE LA FOTÓGRAFA BAILARINA

Es una de las caras fotográficas más bonitas del presente cuarto. Fiel representativa de la fisonomía de la mujer chilena, dice – pese a ser blanca, y denunciando los rasgos propios de otra raza (como el hecho de llegar temprano) se acuerda que, por lo mismo, el pajarito de la tele que picotea la cabeza de la mujer soltera de 30, lo tiene ella, recordando que (por su abuela) en parte también saca fotos.

Se define como una “india blanca”, que cuando niña, no encajaba en ningún lado de la familia. Mmmm….recuerda, en una ochentera región de Los Lagos, visitar lugares como Frutillar exacerbaba más la reserva de sus mayores, que la suya propia…..”los  niños no tienen complejos” (afirma) y por eso funcionan tan bien locacionando miradas, por alguien más que las captura.

¿Cuál ha sido tu última experiencia con los niños?

Ufff….no tengo hijos, parto por ahí. A lo mejor yo misma me coloco una traba diciéndote eso, pero no. Me entretiene más mirarlos mientras se entretienen solos (valoro eso) más que un niño abducido por la tablet, que cuando le toca enfrentar su propio mundo de juegos, no es capaz de enfrentarlo solo. Contesto a tu pregunta, hace un par de días recababa imágenes para un work in progress en un club de gimnasia rítmica. Una de las niñitas se me acercó de la nada, me dio un beso profundo y me dijo, “tía, gracias por las fotos”….creo que ni tenía siete años, calculo. Pero ha sido el único momento en mi vida en que deseé tener a un colega de profesión, listo para disparar, o dispararme en este caso (ríe)

Es por el trabajo que me comentabas y al que hiciste también alusión en revista Paula….???

Sí…

De qué trata exactamente y por qué decidiste publicar esta doble edición, tan distinta a lo que venías haciendo?   

Si comencé mi primera respuesta con un “ufff”, toca ahora empezar por un “Guau..”. Este ha sido el año de las locuciones. Quería algo para mí, aparte de todo lo técnico que la gente pudiera pensar que forma parte de quien soy. Ensayos fotoperiodísticos muchos, matrimoniarme (fotográficamente jajaja…sólo fotográficamente hasta el momento) con la arquitectura, ya dijo lo que tenía que decir. Le toca a la Amparo Rogel ahora, la que no es profe, ni trainer, ni coaching de cámara…..la misma que una vez dibujó antes de fotografiar (a los 5 años) en un dibujo que pagaría lo que no tengo por recuperar, el haberme visto como bailarina en un primer momento. Por eso En Dehors (gimnasia rítmica) y Pliés (Ballet)

¿Cuál fue tu experiencia con ambas disciplinas?

Si te refieres a los libros – COMPENSATORIA (dice con mayúsculas). Si te refieres a la propia, no puedo creer que mis punteras (que todavía las tengo, sean blancas….jajajaja (ríe) ahora salen color piel – agrega. Hice gimnasia rítmica toda mi vida, incluso cuando entré a arquitectura intenté integrarme a un equipo muy en ciernes cuando estudiaba. Retomarla ahora desde este lado, ha sido un ejercicio sano de recordar, compartir y enseñar. No hay tiempo para los vicios del tercer mundo (como le digo yo) Apple-calíptico. Estas niñas sólo se sacan fotos unas a otras para rememorar el espíritu de equipo, y de cómo se apoyan entre ellas.

…Y el ballet??

Todo lo mejor que puedes hacer con una cámara. Sólo eso te diré. Alguien dijo una vez, que no necesitas saber de ballet si traes consigo la sensibilidad para poder mirarlo. Por eso mucha gente se retira, y por eso habemos tantas otras que entienden porqué, existe el espejo en la sala de prácticas.      

¿Pero eras de esas de la típica cajita de música?

No. Ese es un estereotipo, si vamos a plantearlo así. La caja de música la fabriqué yo en su momento, en lo que sería a ojos de artista adulto, una especie de instalación, y qué crees…..nunca tuvo una bailarina dando vueltas, sino una gimnasta con sus clavas, y una serie de tarjetas en lugar de pistas de música real….todavía la tengo.

Todas estas experiencias ¿forman parte de ambas producciones?

Y claro, pero de manera más demostrativa. Figúrate, pasar de la definición crítica y del percutar en ráfaga en plena fiebre de disparo, a la quietud de la memorabilia, de lo macro y de la pequeñez…..cada cosa que se puede hacer….es como trabajar manualidades con una cámara…..